¿Por qué los gatos pelean? 3 razones para quitarte las dudas


Si tienes un hogar con varios gatos, sabes que las peleas suelen ser frequente. Incluso si los gatos generalmente se llevan bien, a veces, aún pueden pelear. 

Si bien es posible que los humanos no comprendamos porqué nuestros amigos peludos pelean, los gatos tienen sus propias razones para pelear.

Aqui te revelo 3 razones porque tus gatos pelean, ¡quizás queda ayudarte a evitar futuras peleas! 

Lucha para el territorio

Si, la lucha para el territorio es el primer motivo de pelea entre gatos y la suele ser muy común. Normalmente si un gato siente que han invadido su territorio, incluso si ya vive con otros gatos, se siente amenazado y esta dispuesto a todo para defender a su espacio. 

Los gatos son muuuuy territoriales, incluso mas que los perros y el género del gato tiene muy poco que ver con ello. Al contrario de lo que mucha gente cree, las gatas a veces son tan territoriales como sus contrapartes masculinas. 

Si tienes dos gatos en tu casa, es posible que notes que un gato sisea y golpea al otro cada vez que siente que su territorio ha sido invadido. Esto también puede suceder si traes un gato nuevo a casa. ¡Así que cuidado con quien entra a tu casa, la guerra felina esta detrás de la esquina!

Clasificación social

Los gatos machos se amenazan con frecuencia y se pelean entre sí por la clasificación social, incluso los machos castrados. 

Si tienes varios gatos, especialmente más de un gato macho, uno de ellos generalmente se considera el «macho alfa» y estará en la parte superior de la jerarquía de gatos. antes de empezar la pelea, los gatos se posicionan uno en frente del otro y luego comenzan a aullar y a gritarse el uno al otro. Si uno de los dos se aleja o retrocede, generalmente se evita la pelea. Sin embargo, si ninguno quiere tirar la toalla y rendirse, entonces un gato atacará al otro saltando hacia adelante e intentando morder el cuello. El otro gato caerá de espaldas e intentará morder o arañar al atacante con sus patas traseras. Los dos combatientes pueden pasar por esto varias veces antes de alejarse. De toda forma, por lo general, no hay lesiones sufridas en este tipo de peleas. Incluso puedes notar que los gatitos o las gatos jóvenes juegan entre sí de esta manera y por esto, la mayoría de las veces no será necesario que interfieras.

Agresión

Los gatos también luchan como resultado de algún tipo de agresión sufrida y esto es bastante común especialmente con los gatos de interior. Es posible que tu gato esté mirando por la ventana a otro gato o perro que cruce el jardín y se sienta amenazado. Así que es probable que comience a sentirse territorial y agresivo hacia este gato, pero dado que no puede alcanzarlo, puede que ataque a su compañero (cuando se dice aparecer en el lugar equivocado en el momento equivocado, ¡el pobre!) Se pone antipatico y agresivo para así decirlo. Otro ejemplo es si le estas dando golosinas a tus gatos. Un gato puede alcanzar primero la golosina y comenzar a comer. El otro quiere un mordisco, pero el gato que está comiendo puede volverse agresivo por la golosina y comenzar a golpear o aullar al otro gato. Son un poco susceptibles, hay que aceptarlos así como son :).

Debes tener en cuenta que será totalmente normal encontrarte con peleas ocasionales entre tus gatos, ya que como te he contado es bastante común y super típicos de tus felinos favoritos. Y te digo mas, a medida que te encuentres en el medio de una pelea serás capaz de entender cuando tus gatos están luchando por «sangre» o simplemente jugando. Si notas que la situación se pone desagradable, tu primer instinto será de detener la pelea. Ok, pero hazlo con mucho cuidado, incluso el gato más cariñoso del mundo puede morderte o rascarte con de forma agresiva. Te recomiendo hacer algún tipo de ruido fuerte, como un aplauso por ejemplo, para detener de forma rapida la pelea y sin necesidad de acercarte. Dado que los gatos se asustan con los ruidos fuertes, ambos se detendrán para ver qué es lo que está haciendo el ruido. ¿Otro truquito? Rociarlos con un poco de agua para interferir con el comportamiento agresivo.

En ultimo recuerda de no castigar a los gatos por su pelea. Ellos no entienden el castigo y la pelea es un instinto totalmente natural. Lo mejor que puedes hacer es interferir solo cuando sea necesario. Sin embargo, si notas que las peleas son mas frecuentes de lo que deberían, es el momento de averiguar que esta pasando. ¿Se pelean por una caja de arena, un plato de comida o una ubicación privilegiada en una ventana? Asegúrate de que cada gatito tenga sus propias «cosas» y un lugar para retirarse cuando se sienta abrumado por otras mascotas en la casa. Esto contribuirá en gran medida a prevenir peleas agresivas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *